Una pequeña villa de playa solo para adultos en la costa de África que cuesta casi $ 1,000 por noche es lo más cercano a un destino ideal para la luna de miel.

Situada en Zanzíbar, en un impresionante archipiélago de la costa de África, Elewana Kilindi Zanzíbar abrió sus puertas a los viajeros más exigentes en 2009 con la idea de llevar al máximo nivel las vacaciones en la playa con todo incluido.

Kilindi se encuentra en Zanzíbar, un archipiélago frente a las costas de África en el Océano Índico, mejor conocido como las «Islas de las Especias«. Durante cientos de años, Zanzíbar era un enclave principal del comercio de especias, donde fue un productor líder de nuez moscada, clavo, azafrán, canela y vainilla. Hoy, Zanzíbar es más conocido como un lugar de vacaciones tropicales.

Mientras que el sur está dominado por la ciudad principal, Stone Town y el aeropuerto, el norte está lleno de hermosas playas de arena blanca y aguas turquesas, y los complejos turísticos.

Cada huésped se hospeda en una de las 15 villas ecológicas que combinan el minimalismo sueco (por algo están diseñadas por Benny Andersson, uno de los miembros de ABBA) con formas arquitectónicas árabes. El chef alemán-italiano Lucas Wollman sirve un menú diario que ofrece mariscos y sabores locales inspirados en influencias africanas, árabes, asiáticas e isleñas de Zanzíbar.

Cada invitado dispone de su propio mayordomo, que está disponible en todo momento. La propiedad se compone de un exuberante jardín tropical y se asienta sobre aguas turquesas y transparentes, donde los habitantes locales aún trabajan cosechando algas.

Para aquellos que buscan el destino de luna de miel de sus sueños, no busques más, has encontrado el ideal platónico, siempre que puedas pagar los aproximadamente $ 1,000 por noche que cuesta quedarte allí.

Si bien Kilindi se considera un hotel boutique, probablemente no se parece a ningún otro hotel de lujo. Hay un edificio central para restaurantes y servicios, pero los huéspedes se alojan en sus propias villas privadas. Los edificios de cúpula curvada parecen, en palabras del escritor de viajes Graeme Green, «una mezcla de influencias gaudíes, escandinavas y árabes».

Cada villa tiene tres niveles. El primero es el pabellón del dormitorio, que incluye una cama tamaño king size con dosel rodeada por un mosquitero. En un extremo del dormitorio hay tres puertas de madera que dan a un balcón con vista al océano.

Las villas, y el hotel en general, están diseñados para ser «abiertas a la naturaleza». Cada  villa está abierta por completo y llena de plantas, por lo que nunca sientes como si hubiera una clara distinción entre el interior y el exterior.

¿Quieres otra sugerencia para tu viaje de luna de miel en España?